Ya a la venta el número 4, febrero 2015, por 7.5 euros

Ya a la venta el número 4, febrero 2015, por 7.5 euros

Ya está disponible el número 4 de "Tú al Ramiro y yo a Badalona", llévatelo por 7,5 euros (PDF y papel, gastos de envío aparte). También sólo digital por 3 euros. 

Por 3 euros, números 2, 3 y 4 en digital

Por 3 euros, números 2, 3 y 4 en digital

Si no nos conoces, o no eres muy amigo del formato papel, te damos la opción de probar si te gusta la revista con nuestra reserva de prueba: recibe en formato PDF los números 2, 3 y 4 de la revista...

Minilibro en PDF:

Minilibro en PDF: "Cuando fuimos los mejores" especial Tel Aviv 94

Descarga ya totalmente gratis el minilibro digital de 24 páginas "Cuando fuimos los mejores" en formato PDF,  sobre el 20º aniversario de la Liga Europea conquistada por el Joventut en 1994.

  • Ya a la venta el número 4, febrero 2015, por 7.5 euros

    Ya a la venta el número 4, febrero 2015, por 7.5 euros

  • Por 3 euros, números 2, 3 y 4 en digital

    Por 3 euros, números 2, 3 y 4 en digital

  • Minilibro en PDF:

    Minilibro en PDF: "Cuando fuimos los mejores" especial Tel Aviv 94

 

 Ya puedes comprar el Nº3 de "Tú al Ramiro y yo a Badalona". Pincha aqui para más información.

Patio VS Bressol. Opina Joan Rallo

Joan Rallo, entrenador de cantera de la Penya, nos cuenta cómo ve desde la distancia el modelo de cantera del Estu. Similitudes y diferencias entre las dos factorias de jugadores más reconocidas de Europa para estrenar la sección de plumas invitadas a opinar sobre baloncesto de formación en "Tú al Ramiro y yo a Badalona".

Curiosamente uno conoce más algunas ciudades que ha visitado una semana que la ciudad en la que vive o que tiene a 4 paradas de tren,seguramente por eso cuando alguien de Barcelona habla con alguien de Madrid sobre esta última es difícil que lleguen a un acuerdo (como en tantas otras cosas entre estas dos ciudades).

Para alguien de Barcelona, Madrid es la calle Huertas y la plaza Santa Ana, Madrid es Sol y el paseo del Prado, el Retiro y la calle Serrano. Huele a Movida a todas horas y se escucha, en cada rincón, a Sabina. Muy lejos de la imagen de tráfico imposible y obras eternas, de jaula en verano y nevera en invierno que nos venden los amigos que tenemos en Madrid, para los que somos de fuera, cada rincón de Madrid está cubierta enteramente de mito. Como el viajero que recorre Estados Unidos y que encuentra en cada paso de su camino algo que le recuerda a una película. Y es que, por precioso que sea un lugar, seguramente ha de albergar un pasado, encerrar una historia entre sus paredes, para que pase de ser simplemente un lugar más a hacerte sentir sobrecogido, a hacerte partícipe, por unos instantes, de la historia.

Estudiantes tiene ese sitio, es Magariños. Para el enfermo de baloncesto Magariños es el San Mamés del fútbol, el circuito de Jerez de los moteros, el Angliru de los ciclistas. Si, quizá haya quien me tache (y posiblemente tenga razón) de no conocer suficiente la historia de Estudiantes. Seguramente la pista conocida como “la nevera” sea la más especial para la gente de Estudiantes. Quizá sea algo parecido a lo que nos pasa a los aficionados de la Penya, que pese a disputar los encuentros en un pabellón que vio jugar al Dream Team en los Juegos Olímpicos de Barcelona, añoramos (los medianamente jóvenes) la caldera de Ausiàs March y (los menos jóvenes) el bullicio de la Plana. Pero es innegable que cuando uno entra en Magariños tiene una extraña sensación de respeto y tranquilidad, parecido al que se tiene al entrar en una gran catedral. Es difícil imaginar un partido de alta competición (hoy en día) en este campo, incluso para los que no lo vimos, nos es difícil entender que algún día allí se escribieron grandes gestas de este deporte, pero lo cierto es que ese edificio suda baloncesto por cada pared.

 

Seria injusto hablar del Joventut y el Estudiantes como los dos únicos clubes de cantera en España, injusto y necio, pero obviamente también sería injusto decir que no son los dos máximos exponentes. Eso, sin embargo, no quiere decir que sean dos canteras parecidas, visto desde la perspectiva del entrenador de cantera del Joventut, las diferencias son notables: Los equipos de cantera de Estudiantes son de patio de colegio, para lo bueno y para lo malo. Los del Joventut se han sofisticado, se han refinado, para lo bueno y para lo malo.

 

Es innegable que la “Escola de bàsquet” del Joventut tiene una reconocidísima labor social, la cantidad de niños que juegan en sus equipos, teniendo en cuenta la población de Badalona y los dos grandes rivales que suponen el F.C.Barcelona y el fútbol es estratosférica, pero incluso así los equipos del “bàsquet base” se han convertido, por necesidad, generación tras generación, en auténticas fábricas de jugadores de élite, equipos enfocados a sacar jugadores que, no sólo forman la más valiosa esencia del club, si no que aseguran la continuidad del mismo. Pensar en acabar con este sistema en Badalona no sólo es una locura destinada a acabar con la desaparición del club, sino que chocaría con la oposición frontal de toda la masa verdinegra.

 

En contraposición, Estudiantes, visto desde Badalona es una “Escola de bàsquet” gigante. Su estructura permite tener varios juniors (por ejemplo) por generación, permite tener equipos femeninos para todas las edades. Seguramente la sofisticación de la que hablaba antes en el Joventut, su gestión de la cantera para convertirla en algo rentable económicamente, nos ha hecho olvidar el baloncesto femenino, que justo ahora, intentamos reflotar en el club.

 

En Badalona nos fascina la forma de sacar jugadores que tiene Estudiantes. Quien tenemos la suerte de seguir sus categorías inferiores de tanto en cuanto (campeonatos de España, Minicopas, torneos...) nos sorprende que determinados jugadores lleguen a la élite, pero sí, lo vuelven a conseguir, una y otra vez, rara es la generación de Estudiantes que deslumbra en un campeonato de España, quizá no tienen la constancia competitiva de otros equipos, pero justamente eso le da un valor absolutamente extraordinario a la regularidad con la que saca jugadores la cantera del “Magata”.

 

Siendo entrenador ayudante del infantil de la generación 89 (Ricky Rubio jugaba en ese equipo siendo Pre Infantil) perdimos la final del campeonato de España contra el Infantil de Estudiantes. Nueve años después tuve la suerte de competir con otra generación de Estudiantes en la final del campeonato de España infantil del año pasado, los de la generación del 97. Es como si el doctor Emmett Brown, a bordo de su DeLorean, me hubiera llevado de “Regreso al Futuro”: Era el mismo equipo 9 años después!! Sus jugadores desbordaban osadía, eran unos “pishosss” como decía el gran Andrés Montes, entendían un baloncesto sin ataduras ni estructuras cerradas, un auténtico gustazo para el amante del baloncesto de formación. Gabi Álvaro consiguió lo que Mariano de Pablos 9 años después.

 

Decía antes que los jugadores de Estudiantes son de patio de colegio, jugadores acostumbrados a pelarse las rodillas en una mala caída sobre el cemento, eso a la fuerza te ha de acabar dando una casta, una fuerza, que te convierte en el perfil de jugador que sale de Estudiantes. Para los de la Penya eso no es algo natural. Hemos tenido que ver a un equipo, al espectacular Joventut de mediada la primera década del siglo XXI, con Aíto, Rudy, Ricky, Pau Ribas, etc para aprender a ser duros, a jugar intensos. Nuestros jugadores salen manufacturados así, no les viene de natural, por decirlo de alguna manera no lo tienen en el ADN, lo han tenido que entender después. El jugador de Estudiantes nace duro. El jugador de la cantera de Estudiantes es un 3 alto y fuerte que puede defender a interiores o es un base muy hábil, listo y sobretodo muy pillo, de juego subterráneo, pero inteligente.

 

Es curioso, seguramente digno de estudio sociológico, como históricamente las aficiones de Estudiantes y Joventut andan hermanadas. Nos diferencian muchas cosas, pero seguramente nos sentimos muy unidos por otras. Con motivo del 75 aniversario de la fundación del Club Joventut Badalona, el secretario general del deporte de la Generalitat de Catalunya (Rafael Niubó por aquél entonces) dijo en su discurso que él, como antiguo jugador de balonmano, se sentía unido a la gente de la Penya porqué era gente que abría los diarios deportivos por detrás, creo que viene como anillo al dedo, somos gente de baloncesto, como la hay en todos los equipos de España, cómo la hay entre los aficionados del F.C.Barcelona o del Real Madrid, también, pero seguramente la inmensa mayoría de los aficionados del “Estu” y de la “Penya” son, principalmente, aficionados al ba-lon-ces-to. El baloncesto en España, seguramente por no ser el deporte rey, permite que, a nivel de aficionados, el ambiente que se respira sea envidiable. La celebración de la Copa del Rey, la competición cumbre del baloncesto español a nivel de seguimiento, uno de los espectáculos (no sólo deportivo) más recomendables que hay en este país sea posiblemente la mayor muestra. 8 aficiones compartiendo grada, restaurante, bar, calle, discoteca, ciudad, durante 4 días, sin problemas, de forma sana, inimaginable en el fútbol, pero también inimaginable en política.

 

El aficionado de la Penya se cruza sin problemas y con proximidad con el de Unicaja, con el del Baskonia, el del Bilbao o el del Gran Canaria, incluso viaja y comparte habitación de hotel con el del Barcelona, pero seguramente tiene un saludo más cómplice con el de Estudiantes.

 

Y nos pasa también a la gente de cantera. La suerte de jugar torneos y campeonatos es poder competir con los mejores de cada generación, pero también conocer otras maneras de trabajar, conocer gente que vale mucho la pena en muchos clubes, vistan la camiseta que vistan,acabas haciendo amigos del Barça, del Madrid, del Valencia... Pero el primer contacto con la gente de Estudiantes siempre, siempre, parece tener un pasado, una primera sonrisa de comprensión, de entender lo que entiende el otro, un saludo cómplice.

 

Siempre he defendido, y es un pensamiento confirmado por algunos protagonistas, que los equipos poderosos no disfrutan suficiente de las victorias. Todos hemos visto títulos de ACB celebrados con menos intensidad que algunas copas del Rey ganadas por equipos “no poderosos”. Las imágenes de la Demencia, llenando un fondo del pabellón en el crucial partido de Estudiantes en León, en la última jornada de 2008, lo demuestran. Y eso también lo compartimos la gente de la Penya y del Estu, sabemos que la victoria sólo sabe a gloria cuando realmente has sufrido y tenido momentos malos. Otros aún no han descubierto lo que realmente es ganar....

 

(Joan Rallo es entrenador de cantera en la Penya)

 

Comentarios   

 
0 #1 Bradley 03-02-2015 05:00
Hey I know this is off topic but I was wondering if you knew of any
widgets I could add to my blog that automatically tweet my newest twitter updates.
I've been looking for a plug-in like this for quite some time and was hoping maybe you would have some experience with something like this.
Please let me know if you run into anything. I truly enjoy reading your blog and I look forward to your new
updates.

My blog andrea verza (Ulysses: http://acalasnoticias.com.ar/carlos-marenda-habla-sobre-la-copa-libertadores-en-el-2015)
Citar